Desde niña fui buena para soñar despierta y los quince años fueron un tema muy recurrente. Soñando, me pololeaba a cuanto chiquillo weno veía en la Rocas de Santo Domingo,,,, claro que eran re pocos los que lograba ver,,,, porque yo andaba a patitas o en una micro toda destartalada y los minos-riiiicos,,,, andaban en medios autos y cuando me topaba con alguno apenas lograba divisar las caras de los pasajeros. Otro de mis problemas,,,, era que me gustaban morenitos y llegaban muy pocos,,,, eran muchos los rubios de ojos azules,,,, que serán muy mononos, pero hasta el día de hoy ¡¡¡¡ no me gustan !!!! Otra de mis grandes amarguras cuando estaba más o menos polloncita,,, de los 12 a los 14,,,, era que era que me atacó el terrible:::: MAL DEL TORDO ,,, ¡¡¡¡¡ las patas flacas y el poto gordo !!!!. Pasaba horas mirando y masajeando mis pantorrillas que empezaban en unos cototos de hueso que eran mis tobillos y terminaban en las dos de huesudas rodillas. Pa más remate la poca carne que había entre las dos articulaciones ,,,,, eran como de futbolista. Con unos porfiados músculos que eran resistentes a mis masajes,,,, Del traste,,,, na que decir,,,, me masajeé escondida de mi familia hasta con el uslero. Había que hacerlo donde nadie me viera por temor a las risas de mis hermanas y a los retos de mi mamá ,,,, porque ese palito redondo era usado para uslerear las empanaditas. Ningún masajeo logró que bajara para nada la cantidad de POSTA NEGRA que tenía en mi colita ,,, pero por lo menos nunca me pillaron. Pasaban lentos los años,,,, pero llega el 20 de noviembre de 1954. Penas desperté no cabía en mi de alegría, era el día en que cumplía mis quince años….pero solo mi mamá demostró estar conmigo ,,,, mi hizo la torta pa-abajo (torta en budinera de biscocho, crema pastelera y manjar ) pero el resto no me tirarón ni siquiera un peíto corto. Pero igual se engullieron la torta de mis quince . Fue un día glorioso. Ya me consideraba con voz y voto dentro de la casa y también con derecho a retar al resto de mis hermanas a las que empecé a considerar CABRAS CHICAS. En Enero del año siguiente, mis papás fueron invitados al matrimonio de los cuidadores del aeropuerto de las Rocas, la Mariíta se casaba con el Chamiza Tobar,,,, la fiesta iba a ser en la misma Iglesia , había un salón grande para esos efectos. Como ya tenía quince años ,,, mis papás decidieron llevarme. Me emperifollaron y me puse zapatos de taquito medio. Uuuuuffff. ¡¡¡¡ NO CABÍA EN MI. !!!!! era un cocktail,,,, Primero se partió la enorme torta y se habrieron las botellas de champange,,,, lo probé y pucha que me gusto,,,, pero mi mamá me paró el carro. ¡¡¡ Solo puedes tomar bebida !!! Habían unos mesones de mantel blanco llenos de pancitos, ensaladas, pollo, carnes, dulces etc etc…. Y luego::::: Empezó el baile. Yo no tenía idea como era eso, pero me gustaba mucho. Me quedé por ahí allegadita a una muralla, cuando aparece un señor que trabajaba en la Municipalidad, era bien pirulo el caballero, hasta la casa que tenía era como de rico ,,,,,, y me dice::: Ya Carmencita,,,, bailemos los dos. No sé de que color me puse,,,, pero él me tomó y nos pusimos a bailar. ¡¡¡¡ ERA RE-FACILITO !!!!!! De ahí para delante fui como trompito pa bailar,,,, vivia sandunguiando.

0 comentarios:

Publicar un comentario